familiados.com, economía colaborativa con la dependencia

El día a día de la dependencia

Sólo quienes comparten techo con una persona dependiente, saben de verdad lo que significa esta palabra. Detalles que no se conocen de visita, ni en una llamada de teléfono, ni siquiera en una consulta médica. Detalles que hacen la vida difícil, dura y muchas veces triste. A todas las dificultades que supone convivir con una persona dependiente, hay que añadirle los juicios de valor de la sociedad, es decir, aquellos que piensan que todo lo que hay es lo que ven en sus 5 minutos de visita.

Algo así pasa con la enfermedad de Parkinson. Quienes no la conocen, piensan que se trata de una enfermedad que provoca temblores en las personas mayores pero no causa muerte ni impide hacer una vida normal. Dejadme contaros un resumen de la patología del Parkinson. El Parkinson tiene su causa en la falta de un neurotransmisor, la dopamina, que regula los movimientos de nuestro cuerpo además de otros efectos como el estado de ánimo y el placer. Efectivamente el Parkinson no mata pero tampoco te deja vivir con calidad ni a ti, que lo sufres, ni a quien está a tu lado para cuidarte. La dificultad para llevar a cabo actividades de la vida diaria como caminar, levantarse de la cama, lavarse los dientes o beber un vaso de agua, hace que la convivencia sea dura. Además, esta enfermedad no sólo afecta a personas mayores, cada vez hay más casos en personas menores de 50 años, lo que hace que al empezar tan jóvenes, alcancen una evolución muy avanzada de la enfermedad con un grado máximo de dependencia. A todo esto hay que añadirle el factor psíquico del Parkinson, alteraciones mentales que dificultan aún más la convivencia con estas personas, unas debidas a la propia enfermedad y otras debidas a los efectos de la medicación. Esta medicación a la vez, es imprescindible para mejorar los niveles de dopamina y permitir así ciertos movimientos.

Las personas cercanas a alguien dependiente, ya sea una enfermedad como el Parkinson o cualquier otra causa, les cuidan por amor, por aprecio, por bondad, por humanidad, por respeto. No obstante, estas personas necesitan un respiro de vez en cuando y no deben olvidar cuidar también su salud, física y mental. Para ello es fundamental contar con la ayuda de otros cuidadores que puedan hacer el relevo en momentos determinados.

 

Emprendimiento en el sector de la dependencia, una necesidad latente

Cuando, por casualidad leí en qué consistía familiados.com lo primero que pensé fue que este proyecto podría facilitar la vida a muchas familias como la mía. Pensé en mi madre y en lo bien que le vendría poder acceder a un cuidador de confianza que se encargara de cuidar a mi padre un par de noches y poder escaparnos nosotras a hacer un pequeño viaje que le permitiera liberarse de la carga que supone vivir constantemente en el entorno de una persona dependiente . Lo mismo para tantos tipos de dependencias que existen, donde a veces  sólo necesitas un cuidador para salir un rato al cine y despejar la mente o para un día que quieres ir a la boda de tu hijo.

familiados es un Marketplace, es decir, una plataforma online que trata de poner en contacto la oferta de cuidadores especializados con la demanda que tienen de este servicio las familias de personas dependientes. El proyecto comenzó en marzo de 2016 en Pamplona y ya cuentan con casi 200 cuidadores y más de 700 familias que confían en ellos. Los cuidadores interesados solicitan su incorporación a familados a través de la web, pero ojo porque no todos son aceptados. Se analiza su experiencia, formación y el tipo de cuidados que van a ofrecer en su perfil, de manera que finalmente sólo algunos son dados de alta. Eso significa, a efectos prácticos, que sólo un 12% de los cuidadores que lo solicitan, son admitidos. De esta forma se mantiene el estándar de calidad que precisa una plataforma de economía colaborativa de este tipo, basada fundamentalmente en la confianza y en la experiencia previa de otros usuarios.

¿Cómo funciona familiados?

Una de las claves de su modelo de negocio es la posibilidad de solicitar un cuidador de manera inmediata a través del móvil. El uso es fácil, se comienza introduciendo el código postal y la fecha para la que se necesita el servicio. De esta forma se accede a un listado de cuidadores disponibles en las inmediaciones (de momento el servicio sólo está lanzado en Madrid, Navarra y País Vasco). En los perfiles de los cuidadores se puede ver su experiencia, formación, tipo de cuidados que ofrece, coste por hora (que lo decide cada cuidador) y valoraciones previas si las hubiese. Otra de las claves del modelo de negocio, es poder acceder a opiniones previas de otras familias que han escogido a cada cuidador, algo que importa mucho cuando estamos dejando a nuestro familiar en manos de un desconocido, por lo que, como decía antes, la confianza es una pieza esencial. Por último, previo registro, se hará el pago al cuidador directamente desde la web de familiados que retiene una pequeña comisión de máximo 3€ sea cual sea la cuantía del servicio. El pago se realiza a través del sistema de pagos Stripe, empresa especializada en este tipo de transacciones por lo que se hace de forma completamente segura.

El modelo de negocio de los  Marketplace está en auge por la utilidad que aporta a la vida cotidiana de quienes tienen ciertas necesidades. En este caso, se trata de ayudarnos en momentos en los que estamos especialmente sensibles y no tenemos tiempo que perder en buscar un cuidador de confianza o simplemente hemos previsto, como cuidadores, cuidarnos a nosotros mismos por unas horas. familiados nos da casi todo el trabajo hecho, una previa selección de los cuidadores con información detallada de su especialidad de cuidados, el precio, la disponibilidad y las valoraciones de otros usuarios; ¡ya sólo queda elegir y hacer click!

Ojalá pronto pueda contaros que familiados está disponible también en los rincones donde acceder a un cuidador profesional no es tan fácil. Hablo de esos rincones de los pequeños pueblos donde además la edad media de la población es alta. Ojalá la economía colaborativa de familiados que facilita la dura tarea de cuidar a personas dependientes, esté accesible en cualquier lugar.

 

11 de abril de 2017, Día Mundial del Parkinson. A mi padre, enfermo de Parkinson desde los 47 años. Y a mi madre que le cuida desde los 43. Gracias por tanto…

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s